Ir al contenido principal

Trasiego sin rumbo

Revista Seguros nº141
Cuando más de 15.000 personas entran en una profesión en  un año, en la que hay poco menos de 100.000 profesionales instaurados,  debe haber algún motivo. 15.829 agentes de seguros han sido inscritos en la dgsfp para comenzar la actividad (o los escasos casos de cambio de aseguradora)... ¿por qué pueden querer entrar alguien en el sector seguros? ¿nuestra actividad tiene una imagen tan atractiva ? ¿por qué en un momento en el que la sociedad tiende a eliminar intermediarios? ¿No quedamos en que era el momento de la concentración de carteras?

Podría empezar por alabar que los 15.829 han entrado a cotizar como autónomos en la Seguridad Social aunque sea con la cuota reducida, pero no me atrevo a afirmar tanto... y parece claro que es bueno para la economía que se genere empleo, aunque sea autoempleo, pero sería injusto porque te estoy ocultando que la DGSFP también ha eliminado agentes del registro: 19.816 en concreto. Balance de -4.000.

Dejando de lado que el conjunto disminuye y que el mercado va hacia la concentración, la sociedad elimina intermediarios, y quién busca empleo lo intenta con ingresos fijos, y no a comisión, lo que determinan estas cifras es un ingente devenir de personas por el sector. En un mercado maduro como el de la mediación es posible que no tenga mucho sentido tal entrada, de hecho de ahí tanta salida.

Al final no parece gran negocio para estos paracaidistas de la mediación, genera más decepciones que alegrías, y el único motivo que parece hacer entrar en el sector es la desesperación por buscar un empleo, aunque sea con contrato mercantil. Las aseguradoras no ponen mucho empeño en hacer una buena selección conscientes de que el ingente trasiego de personas es necesario para conseguir una minoría de profesionales. La mayoría de para desesperados mientras se dan cuenta que no es lo suyo captan para la aseguradora a sus familiares y allegados.

Un amigo de la infancia rellenó las estadísticas el año pasado en ambos apartados, entró y salió del registro de agentes de seguros de la DGSFP, entre tanto le preste la ayuda que pude y comprobé el funcionamiento de estos equipos de venta de cerca, la formación que recibían, las condiciones de trabajo, y el cumplimiento real en contraposición con lo que le contaron para captarle. Como anécdota después de ocho meses de trabajo, y su formación tipo B, tenía serios problemas para identificar un riesgo de responsabilidad civil o diferenciarlo de un transporte de mercancías. Finalmente abandonó después de casi un año, en los que cobró la mitad de ellos, y en alguna ocasión vendiéndose a si mismo, para llegar al objetivo, un producto de ahorro que no entendía.

Últimamente cada vez encuentro a más personas que me reconocen que vendieron seguros en algún momento de la vida, y en general la imagen que les ha quedado es el rastro que deja un año de un equipo comercial, dedicado a la venta, y de espaldas a los siniestros y su atención. Todas las personas entraron en algún momento complicado de su carrera profesional, y con un recuerdo de frustración, de problemas, y de falta de seriedad de las aseguradoras.

No estoy seguro como esta rotación de agentes puede beneficiar a las compañías que usan estos canales de venta, pero parece que no ayuda a la imagen del sector asegurador. Cuando nos planteamos qué hacer para mejorar esta imagen surgen ideas más o menos complejas, pero a lo mejor tenemos que empezar por lo básico: captar agentes de seguros con criterio de calidad, no para cumplir objetivos numéricos, y formarlos convenientemente incluso si es necesario hacerlo en más horas del mínimo requerido. Cuando hay alrededor de 80.000 agentes de seguros deberíamos pretender que sean 80.000 profesionales, formados, conscientes del negocio y responsabilidad que tienen entre manos, porque sobre todo son la imagen de la aseguradora que representan.


Este artículo ha sido escrito para la Revista Seguros



Entradas populares de este blog

Reclamaciones a aseguradoras: Direct Seguros la peor.

Defiendo la teoría de que quién se contrata directamente con la aseguradora, no sólo pierde el asesoramiento, y la asistencia del profesional, sino que además acaba teniendo más problemas, de los que no sabrá salir sin ayuda. La Memoria del Servicio de Reclamaciones 2007, presentado por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) podría darme la razón.

Vamos a los datos: en 2007 las reclamaciones, consultas y quejas han subido un 13% con respecto a 2006. Es obvio que cada vez se contrata mas por teléfono y en los bancos, 'posiblemente' tenga relación. Sigamos hurgando en el informe.

4899 reclamaciones a aseguradoras, pero atención: 1886 no se admiten. El principal motivo para que no se admita una reclamación ante la DGSFP, suele ser que no se cumple con los requisitos previos para ponerla. Si alguien quiere ejercer su derecho a reclamar y tiene un mediador de seguros le habrá informado antes de los pasos necesarios y no perderá tiempo. De esta manera 1886 recla…

Padres divorciados

No descubro nada si os cuento que los hijos de padres separados no lo pasan bien... da igual la edad que tengan, descubrir que papá y mamá no tienen un proyecto de vida en común desconcierta a cualquiera. Y la situación empeora cuando uno de los dos padres se empeña en que el niño se lleve mal con el otro progenitor.
Así de desconcertados se encuentran los mediadores de seguros entre papá Colegio, y mamá Asociación. Asumámoslo, no se llevan, es eso que en los 90 se decía para justificar la demanda de divorcio de incompatibilidad de caracteres. Incompatibles porque tienen objetivos diferentes. Tan diferentes como complementarios.
La función de los Colegios profesionales, también el de los mediadores de seguros, es la ordenación del ejercicio profesional, la representación y la defensa de los intereses de la profesión. Las asociaciones se diferencian porque pueden tener un espíritu más marcantilista, buscando más el beneficio del asociado que el de la profesión.
Las asociaciones están de m…

Seguro de vida y Banco

Cuando alguien se pregunta porque le obliga el banco a tener un seguro de vida cuando firma una hipoteca, si es que alguien firma hoy hipotecas, se le puede explicar el motivo y muchos hipotecados lo ven una tontería, otros acceden a regañadientes y lo anulan por caro en cuanto se descuida el banco en vez de rehacerlo más barato con un profesional...
Y es que conviene recordar que un seguro de vida contratado en un banco es un 48% más caro que a través de un mediador de seguros profesional.
Después a veces puedes leer noticias que te dan luz como la que Inese publicaba hace tiempo con los datos de UNESPA de 2104:
Los seguros de vida saldan 2.400 hipotecas al año
Esta es la realidad, cada día más de 6 hipotecas en España las cancela un seguro de vida por fallecimiento. Y, ojo, se estima que solo están asegurado el 40% de las deudas hipotecadas. Por lo que podría ser que, al menos, la misma cifra de familias sin cobertura, y podría ser que 5 o 6 hipotecados murieran cada día dejando en …